NUEVAS INCORPORACIONES AL EQUIPO DE TRABAJO DE LA DIRECCIÓN DE LA MUJER

NUEVAS INCORPORACIONES AL EQUIPO DE TRABAJO DE LA DIRECCIÓN DE LA MUJER

El espacio de asistencia a hombres con conductas violentas suma nuevas profesionales para lograr un abordaje interdisciplinario, respondiendo a una política pública “que corte el círculo de la violencia“, recordó Romina Yaryura.

La Dirección de Asistencia a la Mujer y la Familia nace con el propósito de generar políticas públicas orientadas a la equidad de género y políticas de acción encaminadas a la consecución de la tolerancia cero a la violencia de género.

Si bien comenzó su actividad brindando asistencia y contención a mujeres víctimas de violencia, tarea a la que se aboca, el área ha ido ampliando su alcance generando nuevos espacios que aporten a una mirada perspectiva de género. Así, se desarrolló el espacio de asistencia a varones con conductas violentas, hace tres años a cargo del Psicólogo Mariano Aguirre.

 “Entendimos que hablar de políticas públicas con perspectiva de género implica también incluir al varón que es parte del ciclo de la violencia y brindar herramientas a las familias para poder cortar con el círculo de la violencia que suele implicar a los hijos, un corte de tipo transgeneracional”, explicó la Directora del área, Romina Yaryura.

Pergamino es uno de los pocos municipios bonaerenses donde se da esta experiencia.

Como explicó el coordinador a cargo, antes de ingresar al programa es necesario realizar una entrevista de admisión y aceptar un compromiso de no agresión ni amenazas a la pareja. El grupo es abierto a la comunidad, así que quien lo desee puede incorporarse voluntariamente. “Entendemos la violencia como un ciclo y como una conducta aprendida. Los resultados de estas intervenciones son muy positivas, ya que no hay reincidencia”.

Hace dos meses se incorporaron al equipo técnico dos nuevas profesionales, una abogada y una trabajadora social, con el objetivo de lograr un abordaje interdisciplinario.

Una de ellas es la Dra. Cecilia Duzdevich, cuya figura de abogada consiste en brindar asesoramiento en el marco del grupo reeducativo. “Los casos llegan por distintas vías; una de ellas es la voluntariedad y la otra, por derivaciones del Juzgado de Familia y del Fuero Penal, derivaciones obligatorias u orientaciones”. La otra incorporación es la de Marina Dalzotto, trabajadora social quien hizo referencia al trabajo de seguimiento paralelo al programa: “Contactamos con el hombre, voluntariamente o por oficio, con su familia, su infancia, sus conductas aprendidas, para así poder intervenir. Si en algún momento deja de asistir al grupo, nos acercamos a su casa para saber por qué no va”.

DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN Y PRENSA – PARTIDO DE PERGAMINO

04/06/2019