PREVENCIÓN DEL BOTULISMO: RECOMENDACIONES

La Dirección de Bromatología difunde información para la prevención del botulismo e insiste en buenas prácticas de preparación de los alimentos para evitar esta grave enfermedad.

Días atrás, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) dio a conocer casos de botulismo en personas por consumir fiambre y matambre arrollado.

Frente a ello, la Dirección de BromatologÍa considera importante transmitir a la comunidad de qué se trata el botulismo y cómo prevenir esta enfermedad:

El botulismo es una enfermedad transmitida por alimentos (ETA) causada por una bacteria llamada Clostridium Botulinum, generadora de esporas y toxinas altamente tóxicas capaces de paralizar el sistema nervioso.

Esta bacteria vive y se reproduce en medios anaeróbicos, con lo cual no necesita del oxigeno para vivir. Se encuentra en el suelo, sedimentos de ríos y mares, vegetales e intestinos de mamíferos y aves, por lo cual existe una gran difusión de esta bacteria en la naturaleza.

Los principales alimentos involucrados son las conservas caseras de alimentos poco ácidos envasados en latas o en vidrio como es el caso de las carnes, pescados y algunas hortalizas enlatadas inadecuadamente proliferando las bacterias, alcanzando un número elevado y produciendo una toxina potente. La toxina se introduce en el cuerpo a través de los alimentos contaminados.

Los síntomas aparecen de 1 a 3 días de haber consumido el alimento contaminado y se manifiesta en principio como problemas gastrointestinales como nauseas, vómitos y cólicos; luego continúa con problemas del sistema nervioso e incluyen parálisis de los músculos que controlan la visión, la deglución (visión doble, dificultad en hablar y tragar, sequedad de lengua y laringe y debilidad progresiva). Si no se trata, los síntomas pueden progresar y la afección puede derivar en insuficiencia cardiaca y muerte por parálisis de los músculos respiratorios.

El peligro principal está dado en conservas caseras, ya que son alimentos envasados en ausencia de oxígeno. Cuando el medio que los rodea es desfavorable, el microorganismo produce esporas, haciéndose más resistente. El mayor riesgo está en las conservas preparadas en forma casera que a veces no alcanzan la temperatura y/o acidez suficiente.

Para prevenir la enfermedad, la Dirección de Bromatología recomienda:

  •   Evitá consumir conservas con la tapa abombada o latas golpeadas u oxidadas.
  •   No se recomienda el consumo de conservas caseras
  •   No administrar miel a menores de 1 año. Esto se debe a la ausencia fisiológica del suficiente nivel de acidez gástrica y de la flora protectora en el aparato gastrointestinal de los niños de esta franja etaria.

La prevención del botulismo se basa en las buenas prácticas de preparación de los alimentos, en particular durante el calentamiento/esterilización, y la higiene.

Las Cinco claves de la OMS para la inocuidad de los alimentos sirven de base a los programas de formación y capacitación de manipuladores de alimentos e informan a los consumidores. Son particularmente importantes para prevenir intoxicación alimentaria. Esas cinco claves son:

  •   Mantenimiento de la higiene
  •   Separación de alimentos crudos y cocidos
  •   Cocción total de los alimentos
  •   Mantenimiento de los alimentos a temperaturas seguras
  •   Utilización de agua potable e ingredientes crudos seguros

El botulismo no es contagioso. Si crees que estuviste expuesto a esta enfermedad acércate a tu Centro de Salud más cercano.

 

DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN Y PRENSA – PARTIDO DE PERGAMINO

18/10/2018